Perrunadas

Casela-Balneario de O Incio

Cada vez que me adentro en este camino soy consciente de estar en tierra de lobos y de que caminamos muy cerca de ellos, estoy segura. Puedo sentirlos. Y el Comando G también: de repente se paran, en guardia, sin hacer ruido, y miran hacia en interior del monte, sin moverse. Es un silencio atronador. Y solo por esas sensaciones únicas, que me llevan a parar cada pocos metros para escudriñar el monte y mirar a lo lejos, al final del sendero, a ver si veo cruzar de repente a algún lobo, merece la pena recorrer esta ruta que une, a través del monte, la aldea de Casela con el Balneario da Ferrería do Incio.

O Incio

Este tramo, que es el principio de la Ruta del Hierro de O Incio, tiene unos 8 km ida y vuelta; os llevará entre dos y tres horas, según vuestro ritmo caminando. A mí hoy me ha llevado casi tres, porque hemos parado doscientas veces: estaba empecinada en ver un lobo, pese a saber que es prácticamente imposible, y más de día. Por supuesto, no lo he visto.

O Incio

Pero los lobos viven en estos montes de O Incio, todavía libres. Hace años los humanos los cazaban salvajemente, y la prueba la tenemos si continuamos la ruta en vez de terminarla en el Balneario, pues nos encontraremos con un desvío para ver uno de los temibles Foxos dos Lobos del medievo. En estas estructuras de piedra caían los lobos, acorralados, y allí los remataban. Cada vez que veo uno siento escalofríos y me parece estar escuchando los terribles aullidos de tantos y tantos lobos asesinados.

Por suerte, por el momento al menos aquí los lobos parecen vivir en paz. En la aldea dicen que algunas noches bajan hasta el pueblo: lo cuentan con cara de espanto, pero cuando pregunto cuántas veces ha atacado un lobo a un humano contestan “pues la verdad es que nunca”. Si os decidís a recorrer este tramo de la Ruta do Ferro probablemente no veréis lobos, pero sí podréis seguir su rastro a través de sus cagadas, muy parecidas a las de los perros pero con pelos (porque comen animales con pelo, como me explicó una de mis más asiduas compañeras de ruta, Sabela).

O Incio

No solo por la proximidad de los lobos merece pena este impresionante trecho entre O Incio y O Courel. La ruta discurre por un tramo impresionante, pegada a las altas montañas de esta zona del sur de Lugo, salpicadas de árboles autóctonos que forman un impresionante mosaico de verdes. En otoño el efecto es realmente espectacular.

Para empezar la ruta tenéis que llegar casi hasta la aldea lucense de Casela (o pasarla, si venís desde O Courel), hasta que os encontréis a mano derecha un cartel anunciando la Ruta del Hierro. Ahí empieza la ruta original, aunque normalmente se hace desde el Balneario de O Incio, que es desde donde solemos hacerla nosotras, ya que al ser lineal si la empezamos desde este punto nos ponemos en unas seis horas de caminata, entre la ida y la vuelta. La ruta no necesita indicaciones, pues solo hay una pista forestal, que es la que debéis seguir, y cuando, tras bajar una pequeña cuesta, casi 4 km después, aparezca un cartel que indica A FONTE, bajáis por ese empinado tramo (la subida de vuelta será dura, avisados estáis). Por esa rampa llegaréis a un edificio de cemento, realmente feo, pero si tenéis la suerte de ir por la tarde y encontrarlo abierto no dejéis de entrar: la fuente interior es espectacular, y es obligado beber un vaso de esta energética agua ferrosa. Desde esta fuente el agua baja a la aldea, Ferrería do Incio, donde antiguamente funcionaba un impresionante balneario (ahora en obras, aunque paradas). Cuando volváis con el coche y paséis delante de la Ferrería do Incio parad a verlo, es un edificio precioso.

Después de beber el agua ferrosa toca deshacer lo andado, subiendo por esa cuesta infernal para volver al desvío que nos devolverá a la pista forestal por la que hemos venido. Eso si queréis volver… si os apetece hacer la ruta entera tomad el camino de la derecha y seguid las indicaciones que podéis encontrar aquí. La ruta tiene agua en charcos y cascaditas que bajan del monte, pero en los meses de verano a veces están secos, llevad agua por si acaso si vais a hacer senderismo con vuestro perro.

Hospital do Incio

 

Y, si volvéis desde aquí hacia la Ribeira Sacra, no dejéis de parar en la impresionante iglesia románica de Hospital do Incio, buscad a O Zoqueiro en las casas de enfrente y pedidle que os abra este templo, el único románico de mármol de aquí a Roma.

Perros en Galicia

Cómo llegar: Hay que ir hasta Cruz do Incio y de ahí a Ferrería do Incio: debéis pasar la Ferrería y coger la carretera que va a O Courel para llegar a A Casela (está indicado). El inicio de la ruta está unos 300 metros antes de entrar en Casela.
 
Cerca de aquí: Ruta del Hierro/ Ruta de la Pena dos Catro Cabaleiros/ Ruta del embalse de Vilasouto.

3 thoughts on “Casela-Balneario de O Incio

Deja un comentario