Senda perimetral y Senda de los Conventos. Las Médulas

La primera ruta del Comando G fuera de Galicia tenía que ser especial. Y quizá pocos sitios haya tan especiales como Las Médulas, un entorno con un paisaje que parece de otro planeta gracias al trabajo, hace miles de años, de los ingenieros y mineros del Imperio Romano, que modificaron este espectacular valle para acoger la mayor mina de oro a cielo abierto de su vastísimo territorio.

DSC_0002En plena comarca del Bierzo, los montículos rojos de Las Médulas se recortan contra el cielo creando un paisaje fascinante, casi marciano. Esta peculiar orografía carmesí no es natural: se la debemos al trabajo de ingeniería de los romanos, que alteraron para siempre el medio ambiente de esta zona de la provincia de León. A veces, el ser humano es capaz de modificar el entorno y hacerlo aún más hermoso de lo que era. Este es uno de esos casos, y por eso, desde 1997, Las Médulas están catalogadas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

DSC_0006

Para hacer senderismo con tu perro en Las Médulas lo mejor es aparcar en el pueblo, que, obviamente, se llama Las Médulas. Se accede desde la N-120 y no tiene pérdida. Frente al Aula Arqueológica hay un pequeño aparcamiento, aunque al ser una zona tan concurrida normalmente está lleno. Hay una finca particular debajo en la que se puede aparcar, cobran 3 euros, lo que ellos llaman “la voluntad”.  Adentrándonos en el pueblo, dejando atrás el Aula Arqueológica (donde podéis coger el utilísimo mapa de Las Médulas y pedir información sobre las rutas), a unos 500 metros encontraréis varios paneles indicativos de rutas. Las Médulas enteras están cortadas por sendas, se pueden hacer varios recorridos diferentes. Este es el más largo, la Senda Perimetral, que rodea casi todo el valle y comienza junto a la iglesia de San Simón y San Judas. Para hacerlo circular hay varias opciones, nosotros escogimos la Senda de los Conventos. En total, el recorrido es de unos 11-12 km. Aquí os podéis descargar el mapa para ver la distribución de los senderos de Las Médulas: están todos fantásticamente señalizados, es una auténtica maravilla.

DSC_0021

La Senda Perimetral de Las Médulas recorre unos 2,5 km por un tramo bastante llano, rodeada de monte bajo y zonas boscosas. A través de esta sierra, que es la sierra de la Cabrera, llegaréis al Mirador de las Perdices, desde donde tendréis la primera e impresionante visión de Las Médulas. Desde este punto la vista es impresionante: mirando hacia el fondo veremos el embalse de Campañana y el pueblo de Lago, que debe su nombre al lago de Carucedo. Hace un ratito ya que hemos comenzado la subida, aunque es muy moderada y no tiene ninguna dificultad. En días de intenso calor se hará algo más costosa, llevad agua suficiente. Y también para vuestros perros, que pueden pasarlo mal pues apenas hay agua en el recorrido. De hecho, en el único punto donde encontraréis agua es en el Campo de Braña, donde hay una fuente frente a un antiguo depósito de agua de la mina. Hoy es una zona recreativa, con mesas para comer (a la sombra), un lugar ideal para hacer una parada para reponer fuerzas.

DSC_0015

DSC_0031DSC_0031Desde el Campo de Braña vamos a ir bajando hasta el Mirador de Orellán, el mirador estrella de Las Médulas, desde donde más cerca podemos ver la explotación minera. Es una vista espectacular, y al asomarnos veremos las antiguas galerías de la mina, que se pueden visitar, previo pago. Aquí termina la Senda Perimetral, así que debemos escoger cómo regresar al pueblo, para lo que tenemos tres opciones: desandar lo andado; volver un poco atrás y bajar por el Camino del Mirador o seguir unos metros hacia adelante y tomar la Senda de los Conventos. Esta es la que hemos elegido nosotros.

Este tramo va descendiendo suavemente entre una sierra de bosque bajo y matorral, sin apenas sombra (no olvidéis llenar vuestras botellas de agua en el Campo de Braña), hasta morir en la carretera que sube a la aldea de Las Médulas: subid hacia la izquierda unos 800 metros y ya estaréis en el mismo sitio donde habéis dejado el coche.

Si queréis saber más sobre la mina de Las Médulas podéis leer su historia en Wikipedia. Nosotros hemos terminado la ruta impresionados por la belleza de toda esta sierra y el impactante paisaje de la antigua mina de oro. Además, aunque hemos ido hasta un día festivo a hacer esta ruta, no hemos tenido el más mínimo problema llevando a varios perros.

DSC_0063
La humana, luciendo la mochila que le ha regalado nuestro patrocinador, Acana y Orijen 😀
Cómo llegar: Para llegar a la aldea de Las Médulas se puede entrar desde la N-120, que une Ourense con Ponferrada, o desde la N-535, desde O Barco de Valdeorras (Ourense). En la aldea es aconsejable parar en el Aula Arqueológica para obtener un mapa y ubicarnos en la caminata.
Cerca de aquí: Senda de las Valiñas de Las Médulas/ Castro de Abaixo-A Cubela-Castro de Abaixo/ Mina romana de O Covallón/ Camiño do Ferradal/
 

 

5 thoughts on “Senda perimetral y Senda de los Conventos. Las Médulas

Deja un comentario