PR-G 59. Ruta del Agua de Caldas de Reis

La Ruta del Auga de Caldas tiene muchísimas cosas maravillosas, aunque en mi opinión queda notablemente deslucida por la necesidad de caminar en dos trechos por plena carretera nacional. Así que si estáis haciendo senderismo con vuestros perros tenedlo en cuenta, porque además no hay carteles informando previamente de que llegáis a una carretera de intenso tráfico. Los dos tramos, eso sí, son muy cortitos, pero yo debo confesar que pasé miedo: caminar con tantos perros por el arcén no es tarea fácil. Claro que la gente normal tiene un perro, no tantas como yo… así que no dejéis de hacer la ruta por esto, porque es realmente bonita. El recorrido recomendado es justo al revés del que hicimos nosotras, que por suerte fuimos con una nativa. ¿Ventaja? Que pasamos el tramo de carretera al principio y el final de la ruta fue de lo más placentero, por el paseo fluvial de Caldas. Así que os recomiendo hacerla así. Para ello, no sigáis el inicio de la ruta donde está indicado: cuando lleguéis a la Carballeira de Caldas, bajad las escaleras y dirigíos a la izquierda, no a la derecha.

 Ruta del Agua de Caldas de ReisVais a caminar un trecho corto con el río a la derecha, llegaréis rápidamente a una zona de idílicas casas, construidas en medio del río Umia. En cuanto las dejéis atrás encontraréis la Fábrica de la Luz, una antigua central eléctrica, que está justo antes de la impresionante Fervenza de Segade. La Fábrica de la Luz está en ruinas, es realmente impresionante, conquistada por la maleza, pero tened cuidado porque hay zonas bastante deterioradas. Nosotros (dos humanas y seis perros) entramos y no hay peligro, pero no dejéis de ir atentos.
 
 
 
Fábrica de la Luz, ruta del agua de Caldas
La Fábrica de la Luz se construyó a principios del siglo pasado y estuvo activa durante décadas, hasta que Fenosa la cerró en 1995. Mientras estuvo funcionando surtió de electricidad a toda la comarca; ahora es una ruina. Dejándola atrás vamos a llegar a uno de los puntos más espectaculares de esta senda, la Fervenza de Segade, una auténtica maravilla. Es impresionante por su anchura, porque el río hace un salto de unos 30 metros en una anchísima superficie de roca, creando un paisaje alucinante, sobre todo en esta época de lluvias. Después el camino sigue por el bosque y os encontraréis el primer tramo de carretera. No hay indicaciones, seguid hasta el primer desvío a la derecha de la carretera y tomadlo: por ahí recuperáis la senda. Es un tramo de carretera también, pero esta poco transitada.
 

Puente romano, ruta del agua de Caldas

Desde aquí llegaréis al Puente Romano de Segade, reconstruido en el siglo XVIII y, como notaréis, en época más reciente. Después de ver el puente volveréis a la carretera nacional que une Caldas con Cuntis, es de nuevo un trecho muy cortito, y el último. Ahora os vais a adentrar en un precioso paseo fluvial que discurre pegado al río Umia, a través de un bosque que en otoño es maravilloso y que vuestros perros van a disfrutar mucho. El paseo desemboca en la Carballeira de Caldas, el punto de partida, que os recomiendo recorrer: es un impresionante jardín botánico con decenas de especies de árboles imponentes. Yo me quedé impresionada con muchos, en especial con la araucaria

 
Cómo llegar: la ruta parte y llega a la Carballeira de Caldas de Reis (Pontevedra), que está a la entrada del pueblo, si vienes desde Lalín, y a la salida si vienes en dirección contraria.
 
Cerca de aquí: Parque natural del río BarosaSendeiro do Deza/Monte do Faro.

Deja un comentario