PR-G157 Augas Mestas-Doade. Tramo Parada-Vilachá.

El sendero Augas Mestas-Doade, el PR-G 157, es una senda lineal de 27 km de longitud que atraviesa algunas de las zonas más impresionantes de la Ribeira Sacra lucense. El Comando G y yo hemos recorrido varios tramos de la parte de Doade, como el Palleiros, que encontramos en bastante mal estado. Desgraciadamente, el tramo que une Parada (inicio de la ruta, aunque se llame Augas Mestas, ojo) con los viñedos de Vilachá está también muy descuidado. Pero es un tramo tan impresionante que merece la pena hacerlo. ¡Con zarzas y a lo loco!

DSC_0014

Para empezar a caminar hay que llegar a la aldea de Parada por la N-120 que une Monforte con Ponferrada.Id muy atentos porque no es fácil ver el desvío. Si vais dirección Ponferrada encontraréis la aldea a la derecha, pero si os metéis, ¡cuidado!, porque no hay sitio para aparcar: entrad e inmediatamente meteos en una pista que baja a la izquierda. Por esa pista vais bajo la carretera y podéis aparcar al otro lado, que hay sitio. Eso sí, ¡bajad a los perros atados!: la carretera está pegadísima y los coches van a toda velocidad. Si venís desde Ponferrada tenéis más fácil parar: aparcáis y cruzáis la carretera por debajo para llegar a Parada.

 

La ruta es lineal, tenéis que hacerla ida y vuelta, pero os aseguro que os parecerá muy diferente a la ida que a la vuelta. Si llegáis hasta Vilachá de Salvadur caminaréis casi 7 kilómetros; nosotros nos hemos dado la vuelta (por imperativo del mal estado del sendero) al llegar a los viñedos de Vilachá, a unos 5/6, así que hemos hecho unos 10/11 km, que llevan unas tres horas.Como veis en las fotos, empezaréis a caminar pegados al río Lor… y como se aprecia perfectamente, dependiendo de la época del año lo encontraréis lleno o casi sin agua. La foto donde está sin apenas agua es del final de verano, y la otra, de primavera. Este tramito pegado al Lor es de casi 1 km, y es impresionante: no dejéis de mirar los árboles, porque es curioso ver cómo conviven especies mediterráneas, como las sobreiras (alcornoques) con las atlánticas, como el carballo (roble). De hecho, hay un pequeño bosque de alcornoques, pero hay que fijarse para verlo.

DSC_0004

Desde esta parte del camino se baja fácilmente al río: en verano llevad el bañador porque es un sitio idílico para daros un chapuzón. Los perros bajarán queráis o no a probar el agua ;). Al pasar esta zona nos adentramos en un tramo de bosque, donde encontraremos un precioso puente que cruza el arroyo de Lobaño (sin agua en los veranos secos, así que si hacéis la ruta en época de calor llevad agua suficiente para vosotros y los perros). Aquí entramos en una zona completamente salvaje y maravillosa, un camino excavado en la roca que os dejará sin palabras.

DSC_0014

Seguiremos caminando extasiados, repartiendo la mirada entre el impresionante y frondoso bosque y las vistas hacia el río, pues aquí se unen el Lor y el Sil.Nos encontraremos una aldea abandonada, O Fuluxento, en la que veremos una casa de ladrillo y notaremos cómo cambia el arbolado: ¡hay frutales! Entrad en la casa abandonada, hay unas vistas increíbles desde su abandonada estructura. En frente tenemos Castro de Abaixo, de donde parte una de las rutas más bonitas de la Ribeira Sacra, la de A Cubela, y hacia la izquierda, el complejo turístico abandonado de Augas Mestas, que da nombre a la ruta. Increíble que un lugar semejante esté en ese estado.

Este tramo es muy estrecho y al estar tan descuidado hay que caminar despacio, pero desemboca en la primera zona “humanizada” que encontramos, los viñedos de Vilachá. Seguid atentos a la vegetación: hay bambú, madroños…

DSC_0069

Al llegar a los viñedos hemos seguido un trecho más la senda pero se cerraba tanto que decidimos dar la vuelta. Cuando se dignen a limpiar el camino ese tramo desemboca en Vilachá, donde podemos ver sus impresionantes bodegas tradicionales, comer plácidamente y dar la vuelta para volver caminando a Parada… o en coche, si hemos dejado alguno aparcado allí.

Creo que, aun descuidado y todo, este camino es uno de los que más me gustan de la Ribeira Sacra: es totalmente agreste, salvaje y maravilloso para perderte con tus perros.

Cómo llegar: la ruta parte desde la aldea de Parada, a la que se accede por la N-120 entre Monforte y Ponferrada. Está en el kilómetro 24,3.

Cerca de aquí: Castro de Abaixo-A Cubela-Castro de Abaixo/ Ruta de la mina romana de O Covallón/ Camiño do Ferradal.

Deja un comentario