Mirador de Pena do Castelo (Doade).

Esta vez toca un paseo tranquilo, muy tranquilo. Recorreremos un sendero sin ninguna exigencia, cortito y precioso, como todos los de la Ribeira Sacra lucense. Si te animas a hacer esta excursión con amigos, programa el día para que te dé tiempo a catar los vinos de la zona: estás en Amandi, cuna de algunos de los mejores vinos tintos gallegos, y en tu ruta hacia el mirador vas a pasar ante todas las bodegas de esta subzona de la D.O. Ribeira Sacra. De hecho, el sendero empieza enfrente de la Adega Algueira, que tiene un restaurante más que recomendable. Y muy cerca, en Rosende, está Adega Malcavada, donde los perros siempre son bien recibidos. Pero antes de lanzarte a probar las viandas y caldos de la Ribeira Sacra, aparca el coche, baja a tu perro y descubre uno de los balcones más impresionantes sobre los Cañones del Sil.

Cataños centenarios, Ribeira Sacra

El sendero empieza por un tramito llano que poco a poco se adentra en el bosque. Es un sitio realmente precioso, con arboleda por todas partes, prados y mucho sitio para que los perros se explayen a su gusto. Es un tramo muy corto, tardaréis en ir y volver, hacer fotos y flipar con el paisaje menos de tres cuartos de hora, así que es apto para todo tipo de senderista, experimentado o no. Al principio de la senda os vais a encontrar con un souto de castaños centenarios, como el que ves en la foto. Son impresionantes, de tamaño y de belleza, y parada obligada en esta ruta. Quizá os sorprenda, como a mí, que semejante tesoro esté completamente rodeado de pinos. La falta de respeto hacia nuestra riqueza natural es algo, desgraciadamente, muy propio de Galicia. No os quedéis solo en los castaños más a la vista: caminad hacia arriba buscando un senderito entre los árboles y encontraréis uno de los castaños más bonitos que veréis en vuestra vida.
 Mirador de Pena do Castelo, Ribeira Sacra
Cuando lleguéis al final del sendero veréis la subida al mirador de la Pena do Castelo, donde primero está la ermita de San Mauro, y luego ya veréis unas escaleritas hacia el mirador. La vista es realmente alucinante, seguramente os quedaréis extasiados contemplándola un buen rato. Tranquilos, vuestros perro no se aburrirán, hay demasiados olores en todos los matorrales :). Si miráis a vuestra derecha veréis la bodega Regina Viarum, situada en un enclave privilegiado: es un lugar excelente para probar los vinos de la Ribeira Sacra, viendo los cañones del Sil frente a vosotros ;).
 Viticultura heroica, Ribeira SacraCómo llegar: Desde Monforte de Lemos hay que coger la carretera a Castro Caldelas y seguirla hasta llegar a Doade (os llevará unos 15-20 minutos). Debéis girar a la izquierda antes de llegar a la plaza donde está aparcado el tren turístico, y seguir ese camino, que es el que lleva a la bodega Algueira. El camino al mirador está antes de la bodega, a la derecha. Si vais desde Sober, coged la carretera de Gundivós y Doade. Tienes que seguir siempre dirección Doade (vereis varias indicaciones para ir a otros miradores, ignoradlas).
Cerca de aquí: Del mirador del Duque al de Pena do Castelo/ Miradores de Bolmente / O Marroxohttp://www.perrunadas.com/monte-de-o-marroxo-monforte-de-lemos-ruta-iii/