Val Miñor: las sendas secretas de los montes de Gondomar

DSC_0019

Estos montes me recordarán siempre a Lola, mi amiga durante 13 años, con la que paseé centenares de veces por estos senderos. Como un buen pastor belga, ella corría con una agilidad increíble pero cada pocos metros se paraba a esperarme, mirándome con su carita de loba, apremiándome. Recorrerlos con el Comando G fue sin duda distinto :). Como buenas perras de caza, disfrutaron del monte intensamente, sin parar de correr, rastrear y flipar. Por eso, tengas el perro que tengas, sé que en estos bosques casi de cuento será feliz. Hay varias pistas, algunas mueren en la carretera, otras te adentran más en el monte, algunas no llevan a ningún sitio. Nuestra propuesta es un corto recorrido que te llevará hasta una cascada escondida en el bosque, un lugar realmente precioso y que poca gente conoce. 
 
DSC_0013
La entrada a esta ruta está entre Donas y San Cipriano: hay una larga pista que se adentra en el monte, que es la que tomaremos, dejando a la derecha unas casas. La ruta va a subir, aunque no duramente, hasta ofrecernos unas hermosas vistas de la ría de Vigo. Subid hasta que lleguéis a un cruce de caminos: la pista principal sigue ascendiendo y hay dos sendas, a derecha e izquierda. Tomad la de la izquierda. Vais a caminar por una camino estrechito, adentrándoos en el monte. Si os fijáis bien, poco antes de llegar a la cascada veréis un cruceiro: a mí me resulta inquietante, ya que no hay ni cruce de caminos ni nada parecido, aunque claro, seguramente lo hubo antaño. Veréis la cascada, y la escucharéis, en un rincón del bosque impresionante, que os recomiendo visitar en otoño, cuando se llena de colores increíbles. Es un paseíto corto, después podéis volver haciendo la ruta circular metiéndoos, al llegar de nuevo a la pista principal, por el camino de la derecha, girando a la derecha hacia abajo cuando lleguéis al final. 
DSC_0023
Si os sentís con ganas de caminar más, por esta variante, el camino de la derecha, encontraréis un desvío a la izquierda: subid. Es una cuesta empinada, pero merece la pena, alcanzaréis una preciosa parte del bosque, quizá menos bucólica pero igualmente preciosa, con vistas impresionantes. Si seguís la pista principal también alargaréis la ruta: pero muere en una carretera, así que podéis volver por el mismo camino o, si bajáis por la carretera, llegaréis de nuevo a donde habéis aparcado.
 
DSC_0016
Cómo llegar: el desvío a Donas está en la carretera que une Baiona y Gondomar. Cuando lleguéis a Donas seguid hasta el final de la aldea y subid a la izquierda, por donde veréis el cementerio. Subid y subid hasta que veáis, a mano izquierda, un edificio blanco, el club de bolos y petanca. Justo al pasarlo, a la izquierda también, está la subida a la pista. Hay unas casitas, no tiene pérdida.
 
Cerca de aquí: Ruta de las pozas de Mougás/ Zamáns/ Playa de A Ladeira/
 

One thought on “Val Miñor: las sendas secretas de los montes de Gondomar

Deja un comentario