PR-G 162. Ruta da Ribeira Sacra do Miño: A Maiorga-Marce


El tramo del PR-G 162 (la ruta de senderismo más larga de la Ribeira Sacra) que discurre entre A Maiorga y Marce es espectacular. Toda la Ruta da Ribeira Sacra do Miño lo es… pero este trecho especialmente, por las vistas del Miño que nos regala. Los Cañones del Sil se llevan toda la fama de estas tierras, pero yo no cambio la ribera del Miño ni por los espectaculares cañones. Para hacer senderismo con vuestro perro, además, este tramo es de los mejores de la ruta, porque solo cruzáis una aldea, Balboa, pero ya apenas queda gente en ella, por lo que vuestros perros no molestarán a nadie. 

El recorrido entre A Maiorga y Marce es de 4,3 kilómetros, así que ir y volver son casi 9: os llevará entre dos horas y media y tres. Es un tramo sencillo, con un par de repechos pero fácil de hacer y sin complicaciones. Si vais en verano llevad agua también para los perros, no estoy segura de si los regatos y fervencillas que he visto tanto en otoño como en primavera se mantendrán en uno de los calurosísimos veranos de la Ribeira Sacra.

Comenzamos la ruta en A Maiorga, un área recreativa a la orilla del Miño donde veréis dos carteles señalando el PR-G 162, que está fantásticamente indicado. Tenéis que coger el que se dirige a Marce. Os vais a adentrar en el bosque, una auténtica maravilla, por una pista forestal comodísima para caminar. Hay una subidita en este primer tramo (e id atentos a los pivotes de señalización, al principio os podéis despistar porque la senda parece seguir recta, pero no, gira bruscamente a la izquierda).

En este primer tramo vais a ir ascendiendo para llegar a la pequeña aldea de Balboa. Justo antes os encontraréis la primera y asombrosa vista del Miño: espectacular. Balboa es una aldea preciosa, tristemente vacía. Hay una pareja con su perro que viven aquí, pero no siempre están. Es desolador ver cómo se han ido vaciando nuestras aldeas.

Tras atravesar Balboa vais a ir bajando un poco hasta A Míllara, una aldea rehabilitada realmente espectacular; podéis leer aquí la historia de cómo el sueño de un empresario enamorado de la zona se ha hecho realidad. La ruta no pasa por la aldea, pero sí al lado, así que si os apetece verla solo tenéis que desviaros unos metros.

Entre A Míllara y Marce encontraréis en el que para mí es el mirador con más encanto de toda la Ribeira Sacra: el Miradoiro do Castelo (das marabillas). O sea, el mirador del Castillo (de las maravillas). En esta tierra de miradores espectaculares, yo me he enamorado perdidamente de este, un rinconcito escondido, casi desconocido, que se asoma al Miño vertiginoso, entre las piedras que seguramente le han dado su nombre.  ¡Precioso! Desde este mirador a Marce ya no os queda apenas nada, pero os recomiendo que deis la vuelta ya, porque queda una subidita y no vais a ver nada muy distinto a lo que ya habéis visto. El retorno, pese a ser por el mismo camino, parece llevarnos por un sendero nuevo. Es curioso cómo cambia a veces la perspectiva de las cosas verlas en un sentido o en otro. Ahora vamos viendo el Miño de frente, es completamente diferente a la ida.

En resumen, una ruta impresionante para llevar a los perros a ser felices… y vosotros también.  Y, para completar, el día, no olvidéis reservar para comer en el restaurante Casa Maiorga, al inicio de la ruta. ¡Son adorables con humanos y perros y se come de maravilla!

Cómo llegar: A Maiorga está en el ayuntamiento de Pantón (Lugo). La forma más fácil de llegar es vía Ferreira de Pantón, la capital del concello. Si venís desde Ourense por la N-120, al entrar en Ferreira llegáis a una rotonda: coged la salida que os dirige a Escairón, Eiré… Seguid esa carretera hasta que veáis el segundo desvío a Santa Mariña (por el primero también llegáis, pero por el segundo vais rectos). Ahí ya solo tenéis que seguir sin desviaros, está indicado. Primero pasaréis Marce, luego un desvío a Riberas de Miño y después ya veréis el cartel que dirige a A Maiorga

Cerca de aquí: Marce-Atán/ Fervenza de Augacaída/ A Cova-A Maiorga