Ribeira Sacra: Santo Estevo de Ribas de Miño/Galegos

DSC_0050

El mayor sendero de la Ribeira Sacra, el PR-G 162, une Santo Estevo de Ribas do Miño con Santo Estevo de Atán. Es una senda lineal y de más de 30 km de longitud, así que no queda más remedio que hacerla por tramos. En Perrunadas encontraréis muchas propuestas para hacer esta ruta: tramos largos, tramos cortos, tramos adaptados por nosotras… En este caso vamos a hacer un tramo corto, el que une Santo Estevo con la aldea de Galegos. Es un tramo de unos 6 km, ida y vuelta, que haréis en aproximadamente hora y media, y que recorre una zona de bosque, como todos los de esta zona, impresionante. Carballos y castiñeiras (robes y castaños) serán vuestros compañeros de paseo… y algún que otro animal que no veréis, pero que vuestros perros, desde luego, sí ;). Ojo con los rastreadores, que se despistan con facilidad. 
 
Es un sendero ideal para hacer en verano con vuestros perros, porque el bosque es tan frondoso que iréis frescos todo el camino, y es muy sencillo, con pocas cuestas, así que es apto para caminantes en baja forma :). Está muy bien señalizado, por lo que limitaos a seguir las marcas blancas y amarillas y no os perderéis. Otra pista: si os apetece pasar el día en la playa fluvial de A Cova con vuestro perro, este tramito, muy fresco, es ideal para dar un paseo al volver de la playa. Como veis, es un plan fantástico para hacer con vuestro perro en Galicia.
DSC_0044
DSC_0051
El sendero parte de una iglesia románica impresionante, Santo Estevo de Ribas de Miño. Os aconsejo, si os gusta la arquitectura, que antes de hacer la ruta echéis un ojo a Arquivoltas, que le dedicó una exhaustiva entrada. Así no os perderéis detalle. Pero yo os cuento un secreto que no mucha gente sabe: antes de entrar en la iglesia, en el claustro empedrado, colocaos en el centro y hablad. ¡Justo en el centro! Ya me contaréis qué tal os escucháis ;).
Tras el templo hay una preciosa casa rural. Cuidado con el dueño: hemos hecho este tramo varias veces, y dos tuvimos problemas con él, bastante molesto con los perros: mejor llevadlos atados hasta que paséis la zona, o bien desviaros por el camino paralelo a la casa, a la izquierda, llegaréis igual a la senda. Además, en la casa hay gatos, así que si vuestro perro es de los que no sabe comportarse con ellos, como el Comando, mejor ataditos este tramo.
 DSC_0021
La ruta es muy sencilla y está perfectamente señalizada, así que no tenéis más que seguir los pivotes amarillos y blancos y no os perderéis. Empieza con una subida algo empinada, pero el resto del tramo es muy llevadero. Y tiene una increíble sorpresa al terminar la subida: veréis un cartel de madera que indica el camino hacia la derecha a unos restos de un antiguo eremitorio y la capilla de San Pedro de Cela. Bajad, es espectacular. Nosotras la descubrimos gracias a Colado do Vento, que ha ayudado a poner en el mapa este impresionante resto arqueológico que se usaba como bodega hasta hace relativamente poco. Veréis una tumba antropomorfa y los restos del templo, semienterrado en la maleza. Tras el desvío volved al camino y continuad la ruta hasta Galegos…  o seguid caminando hasta llegar a Diomondi, donde hay otra espectacular iglesia románica. En cualquiera de los casos, para volver a Santo Estevo os tocará desandar lo andado, y merece la pena, pues los bosques de la Ribeira Sacra parecen diferentes cada vez que los atraviesas. Vuestro perro estará de acuerdo.
 
Cómo llegar: desde Monforte, coged la carretera de Chantada, y justo al pasar Pesqueiras id atentos, el desvío a la iglesia está a la izquierda, bien indicado. La senda se inicia justo en la iglesia.
 
Cerca de aquí: Santo Estevo-Diomondi/ Los codos de Belesar/ A Cova-A Maiorga.

 

2 comentarios de “Ribeira Sacra: Santo Estevo de Ribas de Miño/Galegos”

  1. el dueño de esa casa es sin duda particularmente desagradable no solo con los perros como aquí se comenta .
    si vas con coche también tienes que tener cuidado y no intentar dar la vuelta delante de su casa porque saldrá como una furia ,amenazando y chillando para obligarte hacer la senda marcha atrás pese a la estrechez y dificultad del camino.
    desagradable,violento una joya el señor ,supongo que si le hubiéramos dicho que nos quedábamos en su casa rural todo habría sido sonrisas y amabilidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *