O Courel: ruta circular Vilamor/Froxán

DSC_0024La senda que une Vilamor Froxán es una de las rutas de senderismo más famosas de todo O Courel. Y no es para menos, pues es relativamente sencilla y tiene de todo: paisajes increíbles, arquitectura impresionante, aldeas de cuento, restos arqueológicos… Nosotros la hemos hecho varias veces, por tramos, entera, circular… y a lo loco, que es como más nos gusta. Este fin de semana la hicimos a la aventura gracias a Rutea, que alargó la ruta original empalmándola con otra senda, la que lleva de Vilar a Valdomir, desde donde seguimos hasta Vilamor para retomar la senda original. ¿Cómo os recomiendo hacerla? Pues si tenéis tiempo, sin duda por Valdomir. El recorrido total son algo más de 16 km, pero calculad que os llevará entre 5 y 6 horas porque vais a parar mucho, ya que esta ruta tiene muchas cosas alucinantes que ver. Si no os apetece caminar tanto, haced el sendero ‘normal’, que podéis hacer de Froxán a Vilamor, o viceversa, o circular. Lo que os garantizo es que vuestros perros se lo van a pasar en grande sigáis el trazado que sigáis, porque toda la ruta atraviesa un bosque en el que hasta el más tranquilo de los canes sentirá la necesidad de correr, trotar y disfrutar. 🙂

Iniciamos nuestra caminata en la increíble aldea de Froxán, donde, hace 2.000 años, los romanos sacaban oro de los aluviones donde se asienta el pueblo. Nada más entrar veréis la Fonte dos Milagros, a la que se achacan muchas curaciones milagrosas: nosotros, por si acaso, bebimos de su agua ;). Tras bajar la aldea (la ruta está muy bien indicada, es difícil perderse) os adentraréis en un hermosísimo bosque de castaños, que os llevará hasta Vilar, a unos 2 km, más o menos.

DSC_0054

Vilar es una aldea que parece de cuento, y antes de llegar a ella veréis un desvío para visitar su castro celta, uno de los más increíbles que podréis visitar en O Courel: las vistas desde su elevada situación son imponentes. Junto al castro está la ermita de San Roque, un pequeñísimo templo lleno de encanto: fijaos en el confesionario, ¡maravilloso! De cuidar esta ermita, los caminos del castro y de mantener un curiosísimo conjunto etnográfico se encarga uno de los 3 habitantes que quedan en la aldea: Xan de Vilar. No olvidéis dejar vuestra firma en la libreta que sirve de libro de visitas, colocada sobre un antiguo carro, y si tenéis tiempo, charlad un rato con este polifacético personaje.

 

DSC_0074

En Vilar es donde podéis seguir el sendero tradicional, que os conduce hasta Vilamor, o empalmar con el de Valdomir, que se adentra en el bosque y baja al río para subir después hasta salir a la entrada de Vilamor. Si decidís hacer este trazado añadiréis unos 5 km a la ruta, pero merece la pena porque es un tramo realmente precioso. Si seguís por esta ruta veréis que los indicadores cambian de los amarillos de sendero de corto recorrido a los rojos y blancos de los de gran recorrido: solo tenéis que seguirlos (la ruta se coge al final de la aldea).

El tramo final es un poco duro, con una subida relativamente larga, pero apto para todos los públicos. Esta senda muere en la carretera, que es la que lleva a Vilamor. Hay un tramo de monte de unos 100 metros que ataja el recorrido y evita el tramo asfaltado, pero está cerrado por la maleza, así que por ahora es inviable recorrerlo.

manada

Una vez en Vilamor, para volver a Froxán debéis coger un desvío que veréis a mano izquierda justo al entrar en la aldea, en la que manda su iglesia, visible desde muchos puntos del valle. Hay varias casas rurales y en la del Comerciante se come de lujo y a muy buen precio, por si queréis hacer una parada técnica y disfrutar de la gastronomía del Courel ;). La vuelta a Froxán recorre un sendero increíblemente bonito, aunque relativamente duro porque sube y baja de forma bastante contundente. Primero vais a bajar hasta el puente, y la pendiente es bastante pronunciada. Si no estáis acostumbrados a caminar, usad bastones porque es una bajada durilla. Cuando estéis al nivel delrío Lor, que en esta zona discurre caudaloso y lleno de fuerza, comenzaréis a subir hacia Vilar. Desde ahí solo tenéis que desandar lo caminado a la ida y estaréis de nuevo en Froxán. Una simpática chica y su perro nos recibieron a la vuelta en la casa que están rehabilitando para vivir y para albergar una cantina… En cuanto esté inaugurada será el sitio ideal para reponer fuerzas, vosotros y vuestros perros, que serán maravillosamente recibidos. :)-.

 Cómo llegar: La ruta parte desde la aldea de Froxán o desde la de Vilamor. Las dos aparecen en Google Maps ;).

 Cerca de aquíDevesa da RogueiraFolgoso-TouzónRuta do río Pequeno.

2 comentarios de “O Courel: ruta circular Vilamor/Froxán”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *